Tal vez un padre terrenal pueda quitarle a su hijo algo que le hubiese regalado, pero jamás podría retomar la vida que le impartió mediante el nacimiento. Aunque su hijo se porte mal seguirá siendo su hijo. De igual manera, nosotros somos hijos de Dios, y aunque tengamos muchas debilidades y requiramos Su disciplina, nuestros pecados y flaquezas no cambian el hecho de que somos Sus hijos. La vida que recibimos en nuestro nacimiento es la vida eterna, la vida indestructible, la propia vida de Dios, la cual jamás muere.

18 páginas

Certeza, seguridad y gozo de la salvación

$16.00 Precio
$14.40Precio de oferta

    Contáctanos 

    Teléfono :

    Tel. 5523 5846

    Dirección:

    Montes Urales No. 425, Col. Lomas de Chapultepec,

    Ciudad de México, C.P. 11000

    Correo:

    vozdepazmexico@gmail.com

    Página Web :

    www.vozdepaz.mx 

    • Facebook - círculo blanco
    • Instagram - Círculo Blanco
    • Twitter - círculo blanco
    • YouTube - círculo blanco

    Síguenos

    Síguenos

    @vozdepazoficial